Aceites Corporales

Cada uno de los siguientes aceites corporales son preparados especialmente con esencias aromáticas 100 % naturales por SAP PsicoBioEnergética de acuerdo a cada una de las necesidades.

El aceite para el cuerpo con extracto más puro del ajonjolí, proporciona un suave aroma y cuidado para la piel ya que contiene las vitaminas A, B y E. Es esencial masajear periódicamente todo el cuerpo con este aceite para combatir el estrés y las plantas de los pies para el insomnio. Aumenta la energía, ayuda a la circulación, previene el envejecimiento y la aparición de las líneas de expresión; favorece para mantener el peso adecuado y regula la función intestinal por su gran contenido de musílago. Se considera el mejor aceite para masajes cutáneos y por sus propiedades nutritivas resulta benéfico para la piel, especialmente en eczemas, psoriasis y vitíligo. Además, es un excelente aceite vehicular que permite diluir otros aceites esenciales que no deben ser aplicados puros sobre la piel.

El aceite de naranja es muy nutritivo ya que contiene vitaminas A, B y C contribuyendo a fortalecer el sistema inmunológico. Sirve para tratar la tos, resfríos, fiebre, dolores de estómago y anorexia. Además es antiinflamatorio, antiespasmódico, antiséptico, bactericida, depurativo, digestivo y fungicida. Su aroma cítrico y sedante contribuye a disipar el estrés, la tensión nerviosa, la sensación de tristeza y a relajar estados de ansiedad por lo que emocionalmente sirve como antidepresivo, equilibrante y relajante, logrando aliviar dolores musculares y articulares. Alivia sensaciones de ansiedad y miedo a lo desconocido. Brinda una sensación de felicidad y calidez que le quita severidad y gravedad a las situaciones difíciles. Aplicado por las noches, ayuda a conciliar el sueño, que se hace más profundo y reparador. Ayuda a calmar enojos y “berrinches” en los niños.

El aceite de canela es astringente, antiséptico y antiespasmódico. Ayuda a la circulación, digestión y respiración. Emocionalmente sirve como afrodisíaco y estimulante. Además, atrae la abundancia.

El aceite de rosas tiene propiedades antidepresivas, antiinflamatorias, antisépticas, afrodisíacas, bactericidas, colagogas, depurativas, diuréticas, astringentes, emenagogas, hemostáticas, hepáticas, sedantes y tónicas. La rosa fortalece el estómago, depura y tranquiliza. Alivia dolores del útero y menstruaciones irregulares, frigidez, menopausia, circulación sanguínea deficiente, limpia la sangre y combate los efectos del alcohol; alteraciones gastrointestinales como estreñimiento, vómitos, náusea, tensión nerviosa, estrés e insomnio; sentimientos de pesar, celos y resentimiento. Útil para cualquier tipo de piel, en especial, maduras, secas y sensibles.

  • Modo de empleo. Aplicar una cantidad suficiente en la zona indicada, y proceder a realizar masajes hasta la absorción del aceite.
  • Usos. Ideal para pieles sensibles. Tonifica la piel, evita las arrugas prematuras, retarda las propias de la edad. Reduce la medida de los poros abiertos. Elimina las estrías.
    Componentes. Aceite de ajonjolí y extractos naturales.
    Precauciones. Si observa alguna reacción desfavorable, suspenda su uso.