Paz invulnerable

By | 08/05/2015

“No existe un camino hacia la paz. La paz es el camino”. Mahatma Gandhi

Empiezo con la citada expresión de Mahatma Gandhi ya que me parece que en ella existe una profunda verdad. Lo que quería decir es que no lograremos alcanzar la paz con violencia, ni tampoco con mensajes pacifistas hacia la guerra, el poder o cualquiera de sus formas puesto que esto sería interponer una nueva guerra hacia la violencia; el único camino que tenemos para lograr la paz, es encontrarla en nosotros mismos ya que de esta manera dejaremos de agredir a quienes nos rodean, apoyando lo planteado por Patanjali (antiguo sabio indio): “Cuando una persona escoge la no-violencia, quienes lo rodean no vuelven a sentir hostilidad”. De esta manera lograremos crear una resistencia trascendente y evolucionada a las bajas frecuencias de quienes aún no han alcanzado el aprendizaje de la paz, ya que no replicaremos la rabia, la ira, el estrés, los celos, la angustia, la ansiedad, la depresión, etc. Sino al contrario la calma, la tranquilidad, la confianza, la armonía, la esperanza, la alegría… Los demás al vernos actuar así seguramente responderán con más fuerza de forma negativa, pero debemos de igual manera aferrarnos a la divinidad que fluye a través nuestro y resistir en paz invulnerable para finalmente encontrar el camino verdadero hacia la autorrealización personal: la felicidad.

La paz invulnerable es uno de los tres aprendizajes indispensables para ser verdaderamentefeliz. Nadie puede ser feliz si no tiene paz, pero no sirve cualquier paz, tiene que ser Invulnerable, porque si es de esas que se pierde fácilmente no sirve de nada y por tanto no experimentaras la felicidad sino en cambio lo que podrías llegar a experimentar es algo de alegría, que es muy diferente. Por ejemplo, si pierdes la paz porque alguien te miro o no te miro, porque alguien dijo o no dijo, porque hizo sol o porque llovió, entonces NO tienes Paz Invulnerable. Cuando independientemente de lo que pase logres mantener la Paz, podemos hablar de que alcanzaste uno de los tres pilares de la felicidad verdadera, la cual es el cimiento fundamental para trascender ya que este es el único propósito de amor de Dios para nosotros.

Decreto para alcanzar la paz invulnerable: (Repetir mentalmente esta frase tres veces seguidas, tres veces al día mientras se inhala por la nariz).

“Nada ni nadie va a lograr modificar mi armonía”.

Según los antiguos textos védicos, uno sabe si está viviendo en el camino de la paz cuando tres elementos están presentes:

Seva: Nuestras acciones a nadie hacen daño y a todos benefician. Produce la alegría de saber que las acciones cotidianas sustentan la vida como totalidad, que somos parte de la evolución del planeta y no de su destrucción y que podemos vivir en paz con la consciencia porque hemos cumplido con el deber de ser administradores de todos los aspectos de la naturaleza, incluso de los más sagrados.

Simran: Recordamos nuestra verdadera naturaleza y nuestro propósito para estar aquí. Produce la satisfacción de obtener mayores posibilidades. No somos individuos perdidos en un mar de humanidad. Podemos encontrar nuestra propia identidad y nuestra propia verdad porque un camino único de crecimiento se abre para cada uno de nosotros.

Satsang: Pertenecemos a la comunidad de paz y sabiduría. Produce la satisfacción de no tener enemigos porque nuestro hogar es el mundo y el resto de la familia humana es parte de nosotros. Las generaciones ya no están separadas por una brecha sino que colaboran para crear un mundo sin pobreza, sin ignorancia y sin violencia.

Estas tres palabras escritas con “S” vienen del sánscrito. Describen el ideal de vida de cualquier persona espiritual. Pero lo más importante es que desencadenan un poder que el materialismo no puede derrotar, de la misma manera como una roca no puede derrotar a la lluvia a pesar de que la una es dura y la otra es blanda, o como un árbol no puede derrotar al viento a pesar de que el uno es sólido y el otro es invisible. Este poder puede parecer abstracto, pero la satisfacción no lo es y cada una de las palabras con “S” produce una satisfacción que la guerra jamás podrá ofrecer. Por esta razón, estas tres cosas por sí mismas hacen de la paz el rumbo hacia el futuro.

Por último, cito algunas palabras de mi gran amigo José Manuel en referencia a este aprendizaje que corresponde elaborar durante esta semana: “El testigo no interviene, simplemente observa. No elige lo que observa, sino que es en lo que acontece. Él no se mueve, permanece continuamente en la quietud pura y aunque los fenómenos se muevan en torno a él, nada perturba su quietud, su estática vigilancia. Con todo parece moverse, en conmovedor éxtasis, pero siempre desde su centro inconmovible. Realmente parece actuar, pero sin perturbarse, sin que el acto modifique su calma intrínseca, la cual va ligada a su esencia. Su conciencia da luz a todas las cosas y así nunca se deslumbra, pues esa luz parte de él (de su ser) y la oscuridad se borra a su paso, sin poder tocarle. Él es el gran testigo, el faro que alumbra a la conciencia”.

En esta oportunidad les dejaré una tarea diaria de unos cuantos minutos para serhacedores de paz como lo menciona Deepak Chopra:

  • Lunes: Pensar a favor de la paz.
  • Martes: Sentir a favor de la paz.
  • Miércoles: Hablar a favor de la paz.
  • Jueves: Actuar a favor de la paz.
  • Viernes: Crear a favor de la paz.
  • Sábado: Compartir a favor de la paz.
  • Domingo: Ser a favor de la paz.

Cada ejercicio correspondiente sólo toma unos cuantos minutos. Puede hacerse en privado o en público, pero quienes lo rodean sabrán que está a favor de la paz por su forma de actuar en el diario vivir.

Lunes: Pensar a favor de la paz

El pensamiento tiene poder cuando está respaldado por la intención. Hoy introduzca en sus pensamientos la intención de actuar a favor de la paz. Haga un momento de silencio y luego repita esta antigua oración:

Haz que yo sea amado, haz que yo sea feliz, haz que yo sea pacífico.

Haz que mis amigos sean felices, amados y pacíficos.

az que quienes considero como mis enemigos sean felices, amados y pacíficos.

Haz que todos los seres sean felices, amados y pacíficos.

Haz que el mundo entero experimente la felicidad, el amor y la paz.

Si en algún momento del día se siente dominad@ por el miedo o la ira, repita estas intenciones: la oración le devolverá su centro de gravedad.

Martes: Sentir a favor de la paz

Este día es para experimentar las emociones de la paz: compasión, comprensión y amor.

Compasión es compartir el sufrimiento y, cuando sentimos el sufrimiento de otra persona, nace la comprensión.

Comprensión es saber que el sufrimiento es compartido por todos y cuando comprendemos que no estamos solos en nuestro sufrimiento, nace el amor.

Y, cuando hay amor, hay oportunidad para la paz.

En el curso del día observe a un desconocido y dígase a sí mism@ en silencio:

Esta persona es como yo y como yo ha experimentado alegría y tristeza, desesperación y esperanza, miedo y amor. Como yo, esta persona tiene gente que se preocupa por ella y la ama. Como la mía, la vida de esta persona no es eterna y un día acabará. La paz de esta persona es tan importante como mi paz. Quiero que haya paz, armonía, risa y amor en su vida y en la vida de todos los seres.

Miércoles: Hablar en favor de la paz

Hágase hoy el propósito de hacer felices a sus interlocutores y dígase a usted mism@: hoy, cada palabra que pronuncie la escogeré conscientemente y evitaré las quejas, las condenaciones y las críticas.

El ejercicio consiste en realizar alguna de las siguientes acciones:

Dígale a una persona cuanto la aprecia.

Exprese autentica gratitud hacia quienes le han ayudado y amado.

Ofrezca palabras de alivio o de aliento a alguien que las necesite.

Demuéstrele respeto a alguien cuyo respeto usted valora.

Si descubre que reacciona en forma negativa o agresiva contra alguien, guarde silencio. Espere a recuperar la calma para hablar y hágalo, entonces, con respeto.

Jueves: Actuar en favor de la paz

Hoy es el día para ayudar a alguien que lo necesite: un niño, un enfermo, un anciano o un inválido. La ayuda puede ser de muchas maneras. Dígase a sí mism@:

Hoy voy a sonreírle a alguien a quien no conozco.

Si alguien me injuria o injuria a otra persona, le responderé con un gesto de bondad.

Le enviaré un regalo anónimo a una persona, sin tener en cuenta su condición.

Ofreceré mi ayuda sin esperar gratitud o reconocimiento.

Viernes: Crear en favor de la paz

Hoy, proponga una idea creativa para solucionar un conflicto personal, familiar o con sus amigos. Si puede, trate de crear una idea que sirva en su comunidad, su país o a nivel mundial.

Puede cambiar un viejo hábito que no funciona, mirar a alguien de una nueva manera, decir unas palabras que nunca antes había dicho o pensar en una actividad que integre a un grupo de personas para pasarlo bien o divertirse.

En un segundo momento, invite a un miembro de su familia o un amigo a proponer una idea del mismo estilo. La creatividad se siente mejor cuando es uno mismo quien propone la nueva idea o el nuevo enfoque. Haga saber que usted acepta y disfruta la creatividad. Permita que fluyan las ideas y ensaye lo que resulte llamativo. El propósito aquí es crear vínculos, porque solamente cuando nos vinculamos con los demás nace la confianza mutua y, cuando hay confianza, no hay lugar para hostilidades y sospechas, los dos grandes enemigos de la paz.

Sábado: Compartir en favor de la paz

Comparta, hoy, con dos personas el ejercicio de hacer la paz. Deles esta información e invítelos a comenzar los ejercicios diarios. A medida que más gente participe, la acción se expandirá para formar una masa crítica.

Celebre, hoy, con alegría su propia consciencia de la paz con otra persona consciente de la paz. Comuníquese con ella por el correo electrónico o por teléfono.

Comparta su experiencia de mayor paz.

Comparta su gratitud porque alguien tome tan enserio como usted el asunto de la paz.

Comparta sus ideas para ayudar al mundo a convertirse en una masa crítica.

Haga cuanto pueda para ayudar a alguien que quiera convertirse en hacedor de paz.

Domingo: Ser en favor de la paz

Hoy, dedique cinco minutos a meditar acerca de la paz. Siéntese n silencio y cierre los ojos. Preste atención a los latidos de su corazón y repita interiormente estas cuatro palabras: paz, armonía, risa, amor. Permita que, desde el silencio de su corazón, estas palabras se irradien hacia su cuerpo.

Al terminar la meditación, dígase a sí mism@:

Hoy voy a despojarme de todo resentimiento

Recuerde algún resentimiento contra alguien y déjelo ir. Hágale saber a esa persona que la perdona.

Category: SAP

Deja un comentario